20 u No reaccionen exageradamente. Los estudiantes de la escuela interme- dia, a menudo dicen cosas por su valor impactante o para ver cómo re- accionan sus padres. En estas situaciones, es mejor escuchar, permanecer calmado y no reaccionar muy fuerte. “¿Así es que puedes decirme por qué quieres teñirte el pelo de verde?” u Tengan expectativas realistas. Los niños responden a veces, a órdenes o peticiones con un gruñido o en un tono de voz que es menos que agrada- ble. Atribúyanlo al humor o rebelión de la escuela intermedia. Lo impor- tante es que sus hijos hagan lo que ustedes les piden. Esperar una respues- ta positiva es, a veces, demasiado pedir. u Sepan que su hijo les escucha. Los estudiantes de la escuela intermedia pueden actuar como si no oyeran lo que sus padres les dicen, pero están escuchando. u Reconozcan la importancia de la comunicación no verbal. Los niños no siempre pueden poner en palabras las cosas que quieren o necesitan que ustedes sepan. Por lo tanto, es importante prestar atención al lenguaje corporal, humor, costumbres de comer, patrones de dormir y rendimiento escolar. Todo esto puede ser un indicador de cómo van las cosas en la es- cuela y con los amigos. u Ofrezcan apoyo. Si ellos parecen deprimidos o disgustados, muchas ve- ces todo lo que necesitan es simplemente un abrazo o unas palabras de aliento. Si ustedes sienten que hay temas serios que necesitan arreglarse, déjenle saber que están preocupados. Si encuentran que necesitan ayuda, hablen con el consejero o doctor de su hijo. u No avergüencen a su hijo. Hay ciertas “re- glas no escritas” que estos estudiantes espe- ran que sus padres respeten. Por ejemplo, no deben de demostrar cariño o corregir a sus hi- jos delante de sus amigos, y cuando llevan en el carro a un grupo de niños, deben de hablar lo menos posible. En realidad, todas estas reglas se encierran en una: No digan o hagan nada que les haga sentirse avergonzados. u No crean que tienen que arreglar todos los problemas. A menudo, los jóvenes solamente quieren que alguien les escuche. Estén disponibles cuando su hijo quiera hablar.