Page 1 Page 2 Page 3 Page 4 Page 5 Page 6 Page 7 Page 8 Page 9 Page 10 Page 11 Page 12 Page 13 Page 14 Page 15 Page 16 Page 17 Page 18 Page 19 Page 20 Page 21 Page 22 Page 23 Page 24 Page 25 Page 26 Page 27 Page 28 Page 29 Page 30 Page 31 Page 32 Page 33 Page 3411 Proporcionen ayuda académica Todos los estudiantes necesitan que les animen y apo- yen, y la mayoría de los estudiantes de la escuela inter- media necesitan una ayuda de vez en cuando. Estén disponibles cuando se quede atascado, necesite a alguien que le escuche un discurso, leer un ensayo o repasar la lección para un examen. No obstante, no den más ayuda de la que se quiere y no hagan el trabajo ustedes. Si algo no se hace, no vengan a rescatarle. Si lo hacen, su hijo no verá la necesidad de ser responsable en el futuro. Es muy importante que los estudiantes de la escuela intermedia tengan éxito en sus clases y se sientan competentes y capaces. Si ven que su hijo tiene difi- cultades en una clase, llamen al maestro y pregunten qué pueden hacer para que su hijo tenga éxito. Ustedes quieren ayudar a su hijo a hacerse más independiente y bastarse a sí mismo, sin embargo, es también muy importante que sepan que ustedes están disponibles si necesita su ayuda. Fomenten la resolución independiente de problemas Los padres necesitan saber lo que pasa en la escuela, y necesitan vigilar el progreso académico de sus hijos. Sin embargo, es importante que los estu- diantes aprendan a resolver sus propios problemas y a cuidar de sus asuntos. El poder tener contestación a sus preguntas y solución a sus problemas ayu- da a los estudiantes a ganar confianza y a hacerse más independientes. Les da también un sentimiento de poder. En la escuela intermedia, la mayoría de los problemas se pueden resolver y la mayoría de las preguntas pueden contestarse simplemente yendo a la oficina apropiada o hablando con la persona indicada. Si su hijo tiene una pregunta o un problema, traten de ayudarle a ver cómo solucionarlo por sí mismo. “Traten de cenar en familia tan a menudo como les sea posible. La investigación demuestra que los estudiantes cuyas familias comen juntas, tienen más éxito en la escuela y se crean menos problemas. Pongan en silencio todos los teléfonos celulares, apaguen el televisor y conversen sobre cómo estuvo su día. Es una gran oportunidad para que las familias reconecten”. Bob Arnette, Consejero