Page 1 Page 2 Page 3 Page 4 Page 5 Page 6 Page 7 Page 8 Page 9 Page 10 Page 11 Page 12 Page 13 Page 14 Page 15 Page 16 Page 17 Page 18 Page 19 Page 20 Page 21 Page 22 Page 23 Page 24 Page 25 Page 26 Page 27 Page 28 Page 29 Page 30 Page 31 Page 32 Page 33 Page 3420 u No reaccionen exageradamente. Los estudiantes de la escuela interme- dia, a menudo dicen cosas por su valor impactante o para ver cómo re- accionan sus padres. En estas situaciones, es mejor escuchar, permanecer calmado y no reaccionar muy fuerte. “¿Así es que puedes decirme por qué quieres teñirte el pelo de verde?” u Tengan expectativas realistas. Los niños responden a veces, a órdenes o peticiones con un gruñido o en un tono de voz que es menos que agrada- ble. Atribúyanlo al humor o rebelión de la escuela intermedia. Lo impor- tante es que sus hijos hagan lo que ustedes les piden. Esperar una respues- ta positiva es, a veces, demasiado pedir. u Sepan que su hijo les escucha. Los estudiantes de la escuela intermedia pueden actuar como si no oyeran lo que sus padres les dicen, pero están escuchando. u Reconozcan la importancia de la comunicación no verbal. Los niños no siempre pueden poner en palabras las cosas que quieren o necesitan que ustedes sepan. Por lo tanto, es importante prestar atención al lenguaje corporal, humor, costumbres de comer, patrones de dormir y rendimiento escolar. Todo esto puede ser un indicador de cómo van las cosas en la es- cuela y con los amigos. u Ofrezcan apoyo. Si ellos parecen deprimidos o disgustados, muchas ve- ces todo lo que necesitan es simplemente un abrazo o unas palabras de aliento. Si ustedes sienten que hay temas serios que necesitan arreglarse, déjenle saber que están preocupados. Si encuentran que necesitan ayuda, hablen con el consejero o doctor de su hijo. u No avergüencen a su hijo. Hay ciertas “re- glas no escritas” que estos estudiantes espe- ran que sus padres respeten. Por ejemplo, no deben de demostrar cariño o corregir a sus hi- jos delante de sus amigos, y cuando llevan en el carro a un grupo de niños, deben de hablar lo menos posible. En realidad, todas estas reglas se encierran en una: No digan o hagan nada que les haga sentirse avergonzados. u No crean que tienen que arreglar todos los problemas. A menudo, los jóvenes solamente quieren que alguien les escuche. Estén disponibles cuando su hijo quiera hablar.