Page 1 Page 2 Page 3 Page 4 Page 5 Page 6 Page 7 Page 8 Page 9 Page 10 Page 11 Page 12 Page 13 Page 14 Page 15 Page 16 Page 17 Page 18 Page 19 Page 20 Page 21 Page 22 Page 23 Page 24 Page 25 Page 26 Page 27 Page 28 Page 29 Page 30 Page 31 Page 32 Page 33 Page 3422 7. En la escuela intermedia es cuando los niños están tratando de separar- se de sus padres, así que no es raro que estos estudiantes demuestren cierta forma de rebelión. Si ven que su hijo necesita rebelarse, puede que quieran dejarle un poco de “rebelión en seguro”. 8. Sean buenos modelos. Los niños aprenden su comportamiento y acti- tud de sus padres más que de nadie. 9. Por último, conserven su sentido del humor. Provean consecuencias apropiadas Los niños buenos, a veces, hacen malas eleccio- nes, y todos los niños cometen equivocaciones. Los niños deben de entender, sin embargo, que sus acciones tienen consecuencias. Para asegu- rarse de que las consecuencias que ustedes pro- veen son apropiadas y efectivas, consideren las pautas siguientes. u Usen consecuencias lógicas siempre que sea posible. u No le quiten nunca una actividad positiva (deportes, actividades es- colares, lecciones de música, etc.) como consecuencia. u Nunca usen un castigo físico como consecuencia. u Las consecuencias deben de ser específicas y por un periodo defini- do (p. ej., negar el uso de los juegos de video durante una semana). u No crean que deben de dar una consecuencia inmediatamente. Tómense el tiempo de calmarse, si fuera necesario, y de pensar las cosas. “Aunque prefiero un dormitorio limpio y recogido y un hijo con pelo corto, decidí hace tiempo que no iba a hacer un tema de discusión del dormitorio de Juan o de su pelo. Sabe que no me gustan ninguna de las dos cosas, pero sabe también que éstas son áreas en las que puede hacer lo que quiera. La notas, el alcohol, las drogas, el tabaco – éstos son temas en los que soy inflexible”. Ana Hayes, madre