Page 1 Page 2 Page 3 Page 4 Page 5 Page 6 Page 7 Page 8 Page 9 Page 10 Page 11 Page 12 Page 13 Page 14 Page 15 Page 16 Page 17 Page 18 Page 19 Page 20 Page 21 Page 22 Page 23 Page 24 Page 25 Page 26 Page 27 Page 28 Page 29 Page 30 Page 31 Page 32 Page 33 Page 345 Actividades extracurriculares Por lo general, las escuelas intermedias tienen variedad de clubes, equipos y organizaciones con los que los estudiantes pueden asociarse. En muchas escuelas, los estudiantes pueden también trabajar en la oficina como ayu- dante o como ayudante del maestro. Los estudiantes que quieren participar en un deporte, generalmente tienen que cumplir con los requisitos atléticos de elegibilidad. Por ejemplo, se les puede requerir a los atletas que mantengan una cierta nota de promedio. Estos mismos requisitos de elegibilidad se pueden aplicar también a estudian- tes que participan en actividades como animadoras y gobierno estudiantil. Exámenes reglamentarios Para medir el progreso del estudiante, se requiere que todos los estudiantes de la escuela intermedia pasen unos exámenes reglamentarios. Las escuelas se sirven de las notas de estos exámenes para ayudarles a mejorar sus programas educativos y, también, a colocarles en los cursos apropiados. Aunque los exámenes varían de estado a estado y de escuela a escuela, todos estos exámenes comparan los logros de un estudiante con las normas nacionales y del estado. Los resultados de los exámenes se entregan a los padres; sin embargo, a veces son difíciles de entender. Asegúrense que reciben todos los resultados de los exámenes de su hijo y que los entienden en su totalidad. Intimidación La intimidación puede ser un problema real a nivel de escuela intermedia. Hablen con su hijo sobre lo que debe de hacer si es testigo u oye hablar de un estudiante que esté siendo intimidado. Si su hijo se queja de que un estudiante le esté intimidando o acosándole, averigüen exactamente lo que ha pasado y, entonces, hablen con el consejero o el director. A veces los estudiantes tienen miedo de decirles a sus padres que les están intimidando o que son víctimas de ciberintimidación. Si su hijo, de repente, no quiere ir a la escuela, pregúntenle si alguien le está causando problemas en la escuela o en línea. “Llamé al consejero de mi hijo y me explicó los resultados del examen. Ahora tienen sentido”. Maria Hill, madre