Page 1 Page 2 Page 3 Page 4 Page 5 Page 6 Page 7 Page 8 Page 9 Page 10 Page 11 Page 12 Page 13 Page 14 Page 15 Page 16 Page 17 Page 18 Page 19 Page 20 Page 21 Page 22 Page 23 Page 24 Page 25 Page 26 Page 27 Page 28 Page 29 Page 30 Page 31 Page 32 Page 33 Page 348 Infórmate sobre cómo te va. Si tu maestro pone tus notas en línea, re- vísalas a menudo. Si no, mantén un registro de tus tareas, ejercicios y notas de exámenes de cada clase. Date cuenta de tu lenguaje corporal. La historia de esta consejera ilustra la importancia del lenguaje corporal. “Un día un estudiante llamado Luis se quejaba de que su maestro de inglés siempre le regañaba. Luis me dijo que nunca hablaba en clase, que siempre hacía sus tareas y que hacía lo que su maestro le pedía. A la semana siguiente fui a la clase de inglés de Luis para hablar de pro- gramación. Luis, que estaba sentado en la última fila, nunca habló fuera de turno, nunca habló con sus compañeros e hizo todo lo que debía hacer. Sin embargo, a medida que mi presentación avanzaba me puse más y más enfadada con él. ¿Por qué? Por su lenguaje corporal. Durante el periodo, Luis miraba a sus amigos y giraba los ojos, o se des- parramaba en el asiento, dejaba caer la cabeza hacia atrás y entonces suspiraba. El comportamiento de Luis me estaba diciendo claramente: “Esto es estúpido y aburrido y no quiero hacerlo”. El comportamiento de Luis me pareció que distraía e irritaba. Por supuesto que me di cuenta por qué Luis y su maestro de inglés no se llevaban muy bien. Al día siguiente llamé a Luis a mi oficina y le expliqué lo que había obser- vado el día anterior. Luis estaba verdaderamente sorprendido de que me hubiera fijado en él en la clase”. Lo que Luis no entendía es que cuando los maestros están frente a la clase ven todo lo que pasa. Ven quién está prestando atención, quién está tomando apuntes y quién está escuchando la discusión de la clase. También saben quién está haciendo las tareas de otra clase, escribiendo recados personales, soñando, o “echándose la siesta” (aun cuando los estudiantes han puesto las manos y los libros para esconderlo). Si decides hacer algunas de estas cosas, no te engañes pensando que tus maestros no lo notan, aunque no digan nada. Los maestros se dan cuenta y concluyen que no te importa lo que está pasando en su clase. Si quieres sacar buenas notas, asegúrate de que tu lenguaje corporal no está mandando un mensaje diferente. Siéntate derecho, permanece alerta y mira a tus maestros cuando están hablando.