Page 1 Page 2 Page 3 Page 4 Page 5 Page 6 Page 7 Page 8 Page 9 Page 10 Page 11 Page 12 Page 13 Page 14 Page 15 Page 16 Page 17 Page 18 Page 19 Page 20 Page 21 Page 22 Page 23 Page 24 Page 25 Page 26 Page 27 Page 28 Page 29 Page 30 Page 31 Page 32 Page 33 Page 3428 Ofrezcan ayuda. Ofrezcan ayuda con las tareas, pero no den más ayuda de la que se les pida. Puede que su hijo no vuelva a pedirla otra vez. Tengan en cuenta que es responsabilidad de su hijo el estar organizado, hacer las tareas y prepararse para los exámenes. Animen a que se involucren en la escuela. Varios estudios demuestran que los estudiantes que están involucrados en actividades escolares disfrutan más de la escuela y tienen más éxito en el plano académico. Animen a su hijo a que participe en una o varias actividades escolares. Vigilen las actividades y los trabajos. Asegúrense de que su hijo no pasa mucho tiempo en línea, mirando la televisión, jugando en la computadora, o hablando por teléfono. Asimismo, asegúrense que no está trabajando demasiadas horas o demasiado tarde en un trabajo. Tengan presente qué es lo que no deben de hacer. u No le presionen con la escuela o las notas. Su hijo los ignorará. u No dejen que su hijo se ausente de la escuela a menos que realmente esté enfermo. Le darían la impresión de que la escuela no es importante. u No critiquen a un maestro delante de su hijo. Su hijo perderá respeto por ese maestro. u No hagan los fracasos o éxitos de su hijo, los suyos propios. Su hijo puede ver el sacar malas notas como una forma de rebelarse. u No tengan expectativas que no sean realistas. Si su hijo sabe que sus expectativas no se pueden alcanzar, puede que no lo intente siquiera. Cooperen con la escuela. Deben de saber que los maestros, consejeros y directores están para ayudar a que su hijo reciba la mejor educación posi- ble. Un problema de salud, una muerte en la familia o un divorcio pueden afectar la actitud de su niño y/o el rendimiento en la escuela. Si se presenta una circunstancia así, pónganse en contacto con el director o el consejero, y explíquenle la situación. Si tienen una inquietud relacionada con un maestro en particular o una clase, llamen al maestro. Para otras preguntas y asuntos, llamen al consejero de su niño. Asegúrense que expresan cualquier inquietud que tengan de forma constructiva y respetuosa.