Page 1 Page 2 Page 3 Page 4 Page 5 Page 6 Page 7 Page 8 Page 9 Page 10 Page 11 Page 12 Page 13 Page 14 Page 15 Page 16 Page 17 Page 18 Page 19 Page 20 Page 21 Page 22 Page 23 Page 24 Page 25 Page 26 Page 27 Page 28 Page 29 Page 30 Page 31 Page 32 Page 33 Page 3423 Practicar un deporte en la escuela secundaria lleva tiempo, energía y dedicación. Los siguientes consejos le ayudarán a que su atleta de secundaria tenga una gran temporada. Estén conscientes de la selección atlética La mayoría de las escuelas tienen requisitos de elegibilidad para atletas. Por ejemplo, se puede requerir que los atletas mantengan un GPA mínimo en un cierto número de clases. Si tienen preguntas sobre elegibilidad, hablen con el consejero, director, entrenador o director atlético. Discutan los peligros de los esteroides En los últimos años, algunos atletas han escogido el uso de esteroides para crear músculo y ganar fuerza. Los esteroides son ilegales y pueden causar esterilidad, daño al hígado y al corazón. Si su hijo quiere engordar y/o desarrollar músculo, hablen con el entrenador sobre dieta y opciones de ejercicio. Entérense de los requisitos de elegibilidad para el college Los colleges pertenecen a asociaciones que tienen requisitos académicos específicos. Los estudiantes que estén pensando en practicar algún deporte en el college deben de hablar con su consejero para asegurarse de que es- tán siguiendo los cursos adecuados. Deberán también matricularse con el Centro de la NCAA Eligibility al principio de su año junior. Para información sobre los requisitos de la NCAA, vayan a www.eligibilitycenter.org. Apoyen a su atleta La mejor manera de ayudar a su atleta es darle ánimo y ser positivo, en casa y en las gradas. Si su hijo tiene un problema durante la temporada, anímenle a que hable con su entrenador. Si el problema no se resuelve, o es de una seria naturaleza, hablen ustedes mismos con el entrenador. Información para Padres de Atletas Sepan que ustedes son las personas más importantes en la vida de su hijo y que su hijo quiere que ustedes estén orgulloso de él. ¡Apoyen a su hijo y cuando sea posible, anímenlo en voz bien alta!